Inicio


Abogado

La tradición indica que la palabra abogado procede del latín advocatus, que significa llamado, porque los romanos llamaban a los conocedores del derecho para la resolución de asuntos difíciles.

El abogado recibe también otros nombres, pues según el lugar puede también llamarse patrono, defensor o letrado. El Foro es la agrupación de los profesionistas de la abogacía, misma que surge a partir de la existencia de normas obligatorias para sus miembros.

La antigua Atenas fue la primera escuela del foro; Pericles sería el primer abogado profesional. Alfonso el Sabio convirtió a la abogacía en oficio público; permitió su ejercicio previo examen y autorización; impuso el juramento de desempeñar honrosamente el cargo, y estableció la obligación de inscribirse en una matrícula de abogados.

En la época contemporánea, abogado es aquella persona que cuenta con título de grado habilitado conforme a la legislación de cada país, que ejerce el Derecho, en asistencia de terceras personas, siendo un auxiliar activo e indispensable en la administración de la Justicia.

El abogado es un profesional cuyo objetivo fundamental es colaborar en la defensa del valor de la justicia. Debe contar con una sólida formación teórica y está altamente capacitado para el estudio de los más variados asuntos en la esfera local, nacional, e incluso internacional. Interviene en la resolución de conflictos judiciales y extrajudiciales, la función pública, la magistratura, la enseñanza y la investigación.

Además de su intervención en el juicio, la función básica y principal del abogado es la preventiva, pues con su asesoramiento pueden evitarse conflictos sociales, de forma que el abogado, más que para los pleitos o juicios, sirve para no llegar a ellos.

Las especialidades más habituales en el mundo de la abogacía suelen ser: Derecho civil, de familia, penal, mercantil, laboral, tributario, constitucional, administrativo y ambiental.